What's New Here?




CIU­DAD DEL VA­TI­CA­NO, (OEM-EFE).- El pre­di­ca­dor de la Ca­sa Pon­ti­fi­cia, Ra­nie­ro Can­ta­la­mes­sa, re­cor­dó ayer Vier­nes San­to a los cris­tia­nos per­se­gui­dos en el mun­do ac­tual, co­mo "ec­ce­ho­mo", que pa­de­cen una "vio­len­cia ho­mi­ci­da" an­te "la in­quie­tan­te in­di­fe­ren­cia del mun­do".

Can­ta­la­mes­sa habló du­ran­te su ho­mi­lía en la ce­re­mo­nia de la Pa­sión de Cris­to, ce­le­bra­da en la Ba­sí­li­ca de San Pe­dro y pre­si­di­da por un Pa­pa Fran­cis­co, que aten­dió a sus pa­la­bras su­mi­do en un pro­fun­do re­co­gi­mien­to.

El ac­to co­men­zó con el Pon­tí­fi­ce pos­tra­do so­bre el pa­vi­men­to y oran­do du­ran­te unos mi­nu­tos an­te el Al­tar de la Con­fe­sión, ba­jo el que se­gún la Igle­sia re­po­san los res­tos del após­tol San Pe­dro.

Ac­to se­gui­do, se pro­ce­dió a la lec­tu­ra de los pa­sa­jes de la Pa­sión de Je­sús de Na­za­ret, can­ta­da por tres diá­co­nos y acom­pa­sa­da por el co­ro de la Ca­pi­lla Six­ti­na.

Can­ta­la­mes­sa co­men­zó su ho­mi­lía re­cor­dan­do la fi­gu­ra del "ec­ce­ho­mo", tér­mi­no con el que Pi­la­tos pre­sen­tó a Cris­to du­ran­te su cal­va­rio, "un hom­bre re­du­ci­do a la im­po­ten­cia más to­tal, el pro­to­ti­po de to­dos los es­po­sa­dos de la his­to­ria".

"¡Cuán­tos ec­ce­ho­mo en el mun­do! Cuán­tos pri­sio­ne­ros que se en­cuen­tran en las mis­mas con­di­cio­nes de Je­sús en el pa­la­cio de Pi­la­tos: so­los, es­po­sa­dos, tor­tu­ra­dos, a mer­ced de mi­li­ta­res ás­pe­ros y lle­nos de odio, que se aban­do­nan a to­do ti­po de cruel­dad fí­si­ca y psi­co­ló­gi­ca, di­vir­tién­do­se al ver su­frir", la­men­tó.

Re­co­no­ció que "los cris­tia­nos no son las úni­cas víc­ti­mas de la vio­len­cia ho­mi­ci­da que hay en el mun­do", pe­ro ad­vir­tió que "no se pue­de ig­no­rar que en mu­chos paí­ses ellos son las víc­ti­mas de­sig­na­das y más fre­cuen­tes".

Apun­tó que es el ca­so de Ke­nia, don­de el pa­sa­do jue­ves fue­ron ase­si­na­das 147 per­so­nas tras el ata­que te­rro­ris­ta a una uni­ver­si­dad del país, un cri­men de­ri­va­do de "la fu­ria yi­ha­dis­ta" del gru­po te­rro­ris­ta so­ma­lí Al Sha­bab.

"Je­sús di­jo un día a sus dis­cí­pu­los: lle­ga­rá la ho­ra en que los mis­mos que les den muer­te pen­sa­rán que tri­bu­tan cul­to a Dios. Qui­zá nun­ca es­tas pa­la­bras han en­con­tra­do en la his­to­ria un cum­pli­mien­to tan pun­tual co­mo hoy", de­nun­ció.

La­men­tó "la in­quie­tan­te in­di­fe­ren­cia de las ins­ti­tu­cio­nes mun­dia­les y de la opi­nión pú­bli­ca fren­te a to­do es­to", una si­tua­ción que -re­co­no­ció- sí ha si­do de­nun­cia­da va­lien­te­men­te "por al­gu­no" en la "pren­sa lai­ca".

An­te es­ta per­se­cu­ción re­cor­dó el ejem­plo de "ge­ne­ro­si­dad in­fi­ni­ta" de Je­sús y pro­pu­so el "per­dón" ha­cia los ver­du­gos, una ac­ti­tud "ins­pi­ra­da por una ca­ri­dad que per­do­na al pró­ji­mo, sin ce­rrar en­tre­tan­to los ojos de­lan­te de la ver­dad".

Afir­mó que es­ta ac­ti­tud no su­po­ne "vol­ver­se pa­si­vo ha­cia la de­rro­ta y la muer­te" ya que "la vic­to­ria de­fi­ni­ti­va del bien so­bre el mal ya vi­no so­bre la cruz de Cris­to".

"Des­de aquel día el mal pier­de y más pier­de cuan­to más pa­re­ce triun­far. Es­tá ya juz­ga­do y con­de­na­do en úl­ti­ma ins­tan­cia, con una sen­ten­cia ina­pe­la­ble", de­fen­dió.

Se­ña­ló que "in­vo­car a Dios y va­ler­se de su au­to­ri­dad" pa­ra ejer­cer la vio­len­cia só­lo re­tro­ce­de su idea "a si­tua­cio­nes pri­mi­ti­vas y gro­se­ras, su­pe­ra­das por la con­cien­cia re­li­gio­sa y ci­vil de la hu­ma­ni­dad".

Por úl­ti­mo re­cor­dó que los "ver­da­de­ros már­ti­res no mue­ren con los pu­ños ce­rra­dos, si­no con las ma­nos uni­das".

Así, pu­so co­mo ejem­plo a los 21 cris­tia­nos cop­tos ase­si­na­dos en Li­bia por el au­to­de­no­mi­na­do Es­ta­do Is­lá­mi­co (EI) el pa­sa­do fe­bre­ro, que pe­re­cie­ron ba­jo los gol­pes pe­ro "mur­mu­ran­do el nom­bre de Je­sús"
.



Señala Raniero Cantalamessa el yihadismo homicida contra los cristianos

Posted by LINO CALDERON No comments




CIU­DAD DEL VA­TI­CA­NO, (OEM-EFE).- El pre­di­ca­dor de la Ca­sa Pon­ti­fi­cia, Ra­nie­ro Can­ta­la­mes­sa, re­cor­dó ayer Vier­nes San­to a los cris­tia­nos per­se­gui­dos en el mun­do ac­tual, co­mo "ec­ce­ho­mo", que pa­de­cen una "vio­len­cia ho­mi­ci­da" an­te "la in­quie­tan­te in­di­fe­ren­cia del mun­do".

Can­ta­la­mes­sa habló du­ran­te su ho­mi­lía en la ce­re­mo­nia de la Pa­sión de Cris­to, ce­le­bra­da en la Ba­sí­li­ca de San Pe­dro y pre­si­di­da por un Pa­pa Fran­cis­co, que aten­dió a sus pa­la­bras su­mi­do en un pro­fun­do re­co­gi­mien­to.

El ac­to co­men­zó con el Pon­tí­fi­ce pos­tra­do so­bre el pa­vi­men­to y oran­do du­ran­te unos mi­nu­tos an­te el Al­tar de la Con­fe­sión, ba­jo el que se­gún la Igle­sia re­po­san los res­tos del após­tol San Pe­dro.

Ac­to se­gui­do, se pro­ce­dió a la lec­tu­ra de los pa­sa­jes de la Pa­sión de Je­sús de Na­za­ret, can­ta­da por tres diá­co­nos y acom­pa­sa­da por el co­ro de la Ca­pi­lla Six­ti­na.

Can­ta­la­mes­sa co­men­zó su ho­mi­lía re­cor­dan­do la fi­gu­ra del "ec­ce­ho­mo", tér­mi­no con el que Pi­la­tos pre­sen­tó a Cris­to du­ran­te su cal­va­rio, "un hom­bre re­du­ci­do a la im­po­ten­cia más to­tal, el pro­to­ti­po de to­dos los es­po­sa­dos de la his­to­ria".

"¡Cuán­tos ec­ce­ho­mo en el mun­do! Cuán­tos pri­sio­ne­ros que se en­cuen­tran en las mis­mas con­di­cio­nes de Je­sús en el pa­la­cio de Pi­la­tos: so­los, es­po­sa­dos, tor­tu­ra­dos, a mer­ced de mi­li­ta­res ás­pe­ros y lle­nos de odio, que se aban­do­nan a to­do ti­po de cruel­dad fí­si­ca y psi­co­ló­gi­ca, di­vir­tién­do­se al ver su­frir", la­men­tó.

Re­co­no­ció que "los cris­tia­nos no son las úni­cas víc­ti­mas de la vio­len­cia ho­mi­ci­da que hay en el mun­do", pe­ro ad­vir­tió que "no se pue­de ig­no­rar que en mu­chos paí­ses ellos son las víc­ti­mas de­sig­na­das y más fre­cuen­tes".

Apun­tó que es el ca­so de Ke­nia, don­de el pa­sa­do jue­ves fue­ron ase­si­na­das 147 per­so­nas tras el ata­que te­rro­ris­ta a una uni­ver­si­dad del país, un cri­men de­ri­va­do de "la fu­ria yi­ha­dis­ta" del gru­po te­rro­ris­ta so­ma­lí Al Sha­bab.

"Je­sús di­jo un día a sus dis­cí­pu­los: lle­ga­rá la ho­ra en que los mis­mos que les den muer­te pen­sa­rán que tri­bu­tan cul­to a Dios. Qui­zá nun­ca es­tas pa­la­bras han en­con­tra­do en la his­to­ria un cum­pli­mien­to tan pun­tual co­mo hoy", de­nun­ció.

La­men­tó "la in­quie­tan­te in­di­fe­ren­cia de las ins­ti­tu­cio­nes mun­dia­les y de la opi­nión pú­bli­ca fren­te a to­do es­to", una si­tua­ción que -re­co­no­ció- sí ha si­do de­nun­cia­da va­lien­te­men­te "por al­gu­no" en la "pren­sa lai­ca".

An­te es­ta per­se­cu­ción re­cor­dó el ejem­plo de "ge­ne­ro­si­dad in­fi­ni­ta" de Je­sús y pro­pu­so el "per­dón" ha­cia los ver­du­gos, una ac­ti­tud "ins­pi­ra­da por una ca­ri­dad que per­do­na al pró­ji­mo, sin ce­rrar en­tre­tan­to los ojos de­lan­te de la ver­dad".

Afir­mó que es­ta ac­ti­tud no su­po­ne "vol­ver­se pa­si­vo ha­cia la de­rro­ta y la muer­te" ya que "la vic­to­ria de­fi­ni­ti­va del bien so­bre el mal ya vi­no so­bre la cruz de Cris­to".

"Des­de aquel día el mal pier­de y más pier­de cuan­to más pa­re­ce triun­far. Es­tá ya juz­ga­do y con­de­na­do en úl­ti­ma ins­tan­cia, con una sen­ten­cia ina­pe­la­ble", de­fen­dió.

Se­ña­ló que "in­vo­car a Dios y va­ler­se de su au­to­ri­dad" pa­ra ejer­cer la vio­len­cia só­lo re­tro­ce­de su idea "a si­tua­cio­nes pri­mi­ti­vas y gro­se­ras, su­pe­ra­das por la con­cien­cia re­li­gio­sa y ci­vil de la hu­ma­ni­dad".

Por úl­ti­mo re­cor­dó que los "ver­da­de­ros már­ti­res no mue­ren con los pu­ños ce­rra­dos, si­no con las ma­nos uni­das".

Así, pu­so co­mo ejem­plo a los 21 cris­tia­nos cop­tos ase­si­na­dos en Li­bia por el au­to­de­no­mi­na­do Es­ta­do Is­lá­mi­co (EI) el pa­sa­do fe­bre­ro, que pe­re­cie­ron ba­jo los gol­pes pe­ro "mur­mu­ran­do el nom­bre de Je­sús"
.



0 comentarios:





Noel F. Al­va­ra­do, Foto: Sergio Vázquez

Una mu­jer en si­tua­ción de ca­lle fue atro­pe­lla­da y muer­ta por el con­duc­tor de un au­to­mó­vil en la Co­lo­nia Mag­da­le­na Atla­zol­pa, en la De­le­ga­ción Iz­ta­pa­la­pa. El pre­sun­to res­pon­sa­ble del ac­ci­den­te es­pe­ró a que lle­ga­ran los cuer­pos de emer­gen­cia y de la po­li­cía.

De­bi­do a ello, en ese lu­gar el con­duc­tor se­ña­la­do co­mo res­pon­sa­ble del ac­ci­den­te fa­tal fue de­te­ni­do y re­mi­ti­do an­te las au­to­ri­da­des mi­nis­te­ria­les de la Pro­cu­ra­du­ría Ge­ne­ral de Jus­ti­cia del Dis­tri­to Fe­de­ral en la De­le­ga­ción Iz­ta­pa­la­pa.

Los pri­me­ros re­por­tes de la po­li­cía uni­for­ma­da de la Se­cre­ta­ría de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca del Dis­tri­to Fe­de­ral y de los cuer­pos de so­co­rro se­ña­lan que la mu­jer, de en­tre 30 y 32 años de edad, in­ten­ta­ba cru­zar el Eje 3 Orien­te, a la al­tu­ra de la ca­lle Ca­lax­ti­tla de la ci­ta­da co­lo­nia.

En ese lu­gar, el con­duc­tor del au­to­mó­vil Chevy, con pla­cas MMG-7486, que cir­cu­la­ba so­bre el Eje 3 Orien­te em­bis­tió a la mu­jer ac­ci­den­tal­men­te, por lo que ca­yó mor­tal­men­te he­ri­da. Pe­se a ello, el con­duc­tor res­pon­sa­ble se man­tu­vo en el lu­gar y des­pués fue pues­to a dis­po­si­ción del mi­nis­te­rio pú­bli­co.

Al lu­gar acu­die­ron so­co­rris­tas de la Cruz Ro­ja y del Es­cua­drón de Res­ca­te y Ur­gen­cias Mé­di­cas (ERUM), los cua­les re­vi­sa­ron el cuer­po de la mu­jer y diag­nos­ti­ca­ron que ya ha­bía de­ja­do de exis­tir a con­se­cuen­cia de las le­sio­nes y frac­tu­ras que su­frió.

Pe­ri­tos de la Pro­cu­ra­du­ría ca­pi­ta­li­na y per­so­nal mi­nis­te­rial de la fis­ca­lía en Iz­ta­pa­la­pa rea­li­za­ron la ins­pec­ción ocu­lar pa­ra lue­go tras­la­dar el cuer­po al an­fi­tea­tro, don­de se con­ti­núa con las pes­qui­sas
.


--

iNO SE ESCAPO!

Posted by LINO CALDERON No comments





Noel F. Al­va­ra­do, Foto: Sergio Vázquez

Una mu­jer en si­tua­ción de ca­lle fue atro­pe­lla­da y muer­ta por el con­duc­tor de un au­to­mó­vil en la Co­lo­nia Mag­da­le­na Atla­zol­pa, en la De­le­ga­ción Iz­ta­pa­la­pa. El pre­sun­to res­pon­sa­ble del ac­ci­den­te es­pe­ró a que lle­ga­ran los cuer­pos de emer­gen­cia y de la po­li­cía.

De­bi­do a ello, en ese lu­gar el con­duc­tor se­ña­la­do co­mo res­pon­sa­ble del ac­ci­den­te fa­tal fue de­te­ni­do y re­mi­ti­do an­te las au­to­ri­da­des mi­nis­te­ria­les de la Pro­cu­ra­du­ría Ge­ne­ral de Jus­ti­cia del Dis­tri­to Fe­de­ral en la De­le­ga­ción Iz­ta­pa­la­pa.

Los pri­me­ros re­por­tes de la po­li­cía uni­for­ma­da de la Se­cre­ta­ría de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca del Dis­tri­to Fe­de­ral y de los cuer­pos de so­co­rro se­ña­lan que la mu­jer, de en­tre 30 y 32 años de edad, in­ten­ta­ba cru­zar el Eje 3 Orien­te, a la al­tu­ra de la ca­lle Ca­lax­ti­tla de la ci­ta­da co­lo­nia.

En ese lu­gar, el con­duc­tor del au­to­mó­vil Chevy, con pla­cas MMG-7486, que cir­cu­la­ba so­bre el Eje 3 Orien­te em­bis­tió a la mu­jer ac­ci­den­tal­men­te, por lo que ca­yó mor­tal­men­te he­ri­da. Pe­se a ello, el con­duc­tor res­pon­sa­ble se man­tu­vo en el lu­gar y des­pués fue pues­to a dis­po­si­ción del mi­nis­te­rio pú­bli­co.

Al lu­gar acu­die­ron so­co­rris­tas de la Cruz Ro­ja y del Es­cua­drón de Res­ca­te y Ur­gen­cias Mé­di­cas (ERUM), los cua­les re­vi­sa­ron el cuer­po de la mu­jer y diag­nos­ti­ca­ron que ya ha­bía de­ja­do de exis­tir a con­se­cuen­cia de las le­sio­nes y frac­tu­ras que su­frió.

Pe­ri­tos de la Pro­cu­ra­du­ría ca­pi­ta­li­na y per­so­nal mi­nis­te­rial de la fis­ca­lía en Iz­ta­pa­la­pa rea­li­za­ron la ins­pec­ción ocu­lar pa­ra lue­go tras­la­dar el cuer­po al an­fi­tea­tro, don­de se con­ti­núa con las pes­qui­sas
.


--

0 comentarios:

Entradas populares

What they says

free counters

CHAPINGO

CHAPINGO

Entradas populares

Con tecnología de Blogger.

Visitors